Terapias contra el alzhéimer

Escrito por: Editorial Dech En: Material Terapéutico El: martes, marzo 8, 2016 Comentario: 0 Hit: 1762

La edición de Coloreando como terapia contra el alzhéimer y ejercicio para mejorar la funcionalidad del paciente

El alzhéimer es una enfermedad que afecta a 50 millones de personas en todo el mundo. Como ya sabéis, es un trastorno cerebral progresivo e irreversible que daña lentamente y destruye las células del cerebro, dando lugar a pérdidas de memoria, aptitudes del pensamiento e incluso la capacidad para llevar a cabo las tareas más simples.

Desafortunadamente, a día de hoy no existe cura. Por lo que los objetivos de los tratamientos actuales van enfocados principalmente a disminuir el progreso de la enfermedad y a manejar los problemas derivados que se producen tanto en el comportamiento como en los cambios del sueño y pérdida de la memoria.

En 1960 comenzaron a aplicarse terapias no farmacológicas con el fin de paliar los efectos de ciertas enfermedades a falta de tratamientos curativos. Está comprobado que en ocasiones estas terapias son más eficaces que las medicinas, desde DECH os proponemos algunas de ellas:

La estimulación cognitiva consiste en trabajar las capacidades cognitivas como son la memoria, el cálculo, la atención, el razonamiento....mediante ejercicios escritos u orales. Su objetivo es mejorar o bien mantener dichas capacidades. Actualmente es el principal tratamiento para ralentizar en la medida de lo posible la evolución de las demencias. Todas las personas mayores aunque no tengan demencia, ni pérdidas de memoria deben trabajar estas capacidades, bien mediante ejercicios de estimulación cognitiva o bien jugando a juegos nuevos, aprendiendo idiomas, a tocar instrumentos, algún deporte... ya que con la edad el cerebro también pierde capacidad.

Otra de las terapias consiste en el entrenamiento cognitivo, en el que el aprendizaje o refuerzo de operaciones cognitivas específicas, como la asociación de nombres y caras a través de la elaboración de relaciones semánticas por parte del propio paciente.

Desde DECH y gracias al equipo de psicólogos se ha creado una colección de material educativo que pretende ser una ayuda en la estimulación de las capacidades cognitivas de los pacientes. A través de los diferentes ejercicios se pretende potenciar las funciones cognitivas y, de este modo, mejorar la funcionalidad del paciente en la vida diaria.

Coloreando cuenta con una gran colección,  cuyo objetivo es retrasar el deterioro cognitivo, apelar a la memoria semántica y visual y convertirse en un pasatiempo tanto para mayores como pequeños. A través de los diferentes tipos (coloreando la historia de España, historia del arte, de la música, de los transportes...) se combina el aprendizaje a la vez que la estimulación.

Por lo tanto, este tipo de ejercicios es una gran terapia que aplicar a los pacientes. Eso sí, debemos tener presente que nos vamos a encontrar con personas con unas características peculiares y cambiantes propias de la enfermedad que padecen, como son, el enlentecimiento cognitivo, las preguntas reiterativas, dificultad para comprender órdenes semicomplejas, etc. De manera que debemos ser pacientes a la hora de aplicar los ejercicios, reforzando las conductas y respuestas apropiadas y no frustrarnos cuando no sean capaces de realizarlos correctamente.

La música también resulta muy efectiva en este tipo de enfermos, la utilización de esta de forma activa o pasiva, ya que estimula a los pacientes y provoca un refuerzo afectivo. Por extraño que parezca, las caricias o masajes en las manos también son útiles, sobre todo en aquellos donde la enfermedad está muy avanzada y chillan o se revuelven. 

Los cuidadores, sean profesionales o familiares del enfermo, también se ven beneficiados por estos tratamientos, ya que se logra reducir el sufrimiento del cuidador, mejoramos su situación afectiva, y eso revierte en retrasar el ingreso del enfermo en una residencia.

Comentarios

Escribir un comentario