Escribiendo relatos breves

Escrito por: Editorial Dech En: Libros relatos breves El: miércoles, junio 14, 2017 Comentario: 0 Hit: 864

Vivimos en un mundo en el que la sobreinformación a la que estamos expuestos nos hace muy selectivos a la hora de elegir qué leer.

Nos estamos acostumbrando al consumo inmediato de mensajes, dejando muy atrás aquellas cartas que tardaban varios días en llegar a su destino.

¿Somos de naturaleza impaciente?

Desechamos por su titular, novelas de las que solo leemos la sinopsis... Leemos en diagonal, palabras clave en negrita, buscando solo la información relevante…

Todo esto me da la sensación, sin pensar si el mercado editorial esté o no de acuerdo, de que el relato breve están en un momento idóneo.

Por eso hoy vamos a plantearnos cómo escribir relatos breves.

 

1. Piensa qué es lo que quieres contar y por qué. Busca un tema que te motive.

 

Hay que hacer hincapié en qué es lo que queremos transmitir y, sobre todo, por qué. ¿Cuál es nuestra finalidad?

Pregúntate si quieres asustar a tu lector, si quieres que se ría, hacer una crítica social, mantenerle en vilo hasta el final.

A partir de ahí tendremos una idea de la trama y la historia en general.

Un sueño, un viaje, una anécdota curiosa, una situación surrealista, una persona que habéis visto… una simple palabra puede ser el arranque hacia una reflexión interesante.

 

 2. Escoge bien cómo transmitir.

 

Con el posible argumento y el espíritu del relato decididos deberemos escoger cómo transmitirlo. ¿Quién va a contar tu historia? ¿Vas a contarlo en primera persona, en segunda, tercera…?

Elegir el narrador te ayudará a concretar ciertos aspectos importantes de tu narración: ¿El narrador es el propio protagonista? ¿Será un amigo que está con él?

¿Alguien que recuerda lo que pasó? o, ¿será un narrador omnisciente que todo lo sabe?

Utilizar el mismo estilo en todo el relato es importante, nos referimos a que en un relato corto no se puede cambiar de narrador tan fácilmente y debemos apostar por la consistencia del estilo y personalidad del relato.

Aconsejamos también (pero es solo un consejo) que se escriba el relato de principio a fin sin interrupciones para otorgar una mayor consistencia y así asegurarnos de no perder el estilo. Más adelante lo revisaremos y daremos los últimos retoques, pero es importante que el momento de escritura en un relato breve sea fluido.

 

 3. La extensión y estructura.

 

¿Se desarrollará todo en una misma escena? ¿Durante el mismo período? Por ejemplo, podemos escribir un relato de una misma escena que se desarrolle en un único día.

Eso sí, acuérdate de mantener la misma estructura en toda la historia: inicio, nudo y desenlace. Que sea un relato breve no significa que carezca de estructura.

Otra cosa, simplifica. No tienes las páginas suficientes para perderte en detalles que no van a aportar a tu historia: transmite tu mensaje con lo esencial.

Recuerda que la extensión es mucho menor que en una novela y no puedes tener tantos personajes o conflictos.

 

4. Decide un final

 

Parece que ya tienes las piezas necesarias para tu final. Sabes la temática, sabes qué vas a transmitir y sabes quién cuenta la historia…

¡Vamos a por el objetivo final!l 

 Puedes fijar en principio un objetivo básico (sorprender, asustar, desagradar, hacer recapacitar…) y dejar que sea el propio relato el que te cuente cómo termina,puesto que en la mayoría de los casos la misma historia va sugiriendo diferentes finales a lo largo de su desarrollo.

 

5. Engancha desde el principio

 

Escribir un buen relato se basa en dos cosas: un inicio impactante y un final que te deje sin aliento. El final es muy importante para guiar tus esfuerzos pero el inicio es vital para conseguir captar la atención del lector.

Tienes que atrapar al lector entre tus garras. Porque ese lector solo leerá unas pocas palabras antes de decidir si continúa leyendo o no.

Así que elige algo que no le deje indiferente. Algo que termine planteando una pregunta que ese lector necesite contestar.

¡Eso sí! No prometas mucho más de lo que luego vayas a contar… A veces el gancho inicial es tan increíble que el relato termina siendo eso: no creíble.

 

6. ¡Escribe!

 

Ya estás listo con todos los ingredientes necesarios para poder cocinar una historia. ¡Manos a la Obra!

 ¡Ah! Un pequeño dato a resaltar, aunque es evidente que el escritor es un ávido lector, lee relatos relacionados con tu temática.

Leer mucho es el mejor ejercicio que puedes practicar para entrenar tu pluma.

 

Por cierto... ¿Cuáles son vuestros consejos para escribir un relato corto?

Comentarios

Escribir un comentario