Algunos consejos para educar a los niños en la tolerancia

Escrito por: Editorial Dech En: Material Educativo El: viernes, junio 24, 2016 Comentario: 2 Hit: 6704

Hoy retamos a los padres a leer nuestro post sobre la importancia de la tolerancia en los niños, puesto que es un valor esencial en su educación.

Hace unos días hablábamos sobre la importancia de educar a los niños a través de valores. En el artículo anterior profundizábamos sobre la amabilidad y hoy lo haremos sobre la tolerancia. Esta juega un papel muy importante en las relaciones de los niños con sus iguales y con su familia. Ser tolerante es lo mismo que ser respetuoso, indulgente y considerado con los demás. Es una cualidad personal que se define como el respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás, aunque sean diferentes o contrarias a las nuestras. Ser tolerante es aceptar y admitir la diferencia o la diversidad.

Para aprender a ser tolerante es importante que los niños escuchen las ideas y las opiniones de sus compañeros, que acepten sus criterios aunque sean distintos a los suyos, y que consigan ponerse de acuerdo durante un juego, en alguna actividad o en un aula. La tolerancia les ayuda a que tengan una buena integración a un grupo o equipo. El niño no nace tolerante. Su conducta natural es que todo sea para sí, y que todos estén de acuerdo con él, por lo que es indispensable que el proceso de aprendizaje acerca de la tolerancia, empiece desde bien temprano.

tolerancia en los niños

Aprender a ser tolerante:

 

Escuchando y dialogando. Es importante que escuche las ideas y opiniones de sus amigos, que acepte sus criterios aunque sean distintos a los suyos, y que consiga ponerse de acuerdo con sus compañeros durante un juego, en alguna actividad o en clase.

 -Enseñarles con el ejemplo. Seguro que esta frase ya la has leído o escuchado mil veces, pero es que está comprobado que la mejor manera de lograr que un niño interiorice una conducta correcta es llevándola nosotros a cabo. No se le puede pedir que sea tolerante si oye continuamente de nosotros opiniones y pensamientos racistas, intolerantes, etc.

-Aprendiendo a no burlarse de los demás. Llama siempre a las personas por su nombre y no les pongas apodos o sobrenombres hirientes o despectivos. El insulto es la primera fase de la falta de respeto hacia alguien.

-No juzgando a los demás por su apariencia física, por sus preferencias, su religión, su raza o su sexo. Hay que aprender a respetar las diferencias, sobre todo aquellas que no afectan a la libertad de los demás ni hacen daño a nadie.

A través de cuentos e historias. Busca libros en los que la moraleja final hable sobre el respeto, la comprensión…

Conociendo diferentes culturas. La mayoría de las veces tememos aquello que no conocemos. Por lo tanto, una buena manera de aprender a ser más tolerante es conociendo las diferentes culturas, religiones, formas de vida… A través de juegos, libros, películas… enséñale en qué consiste el Islam, el Budismo, cómo se vive en la India, etc.

- No se debe etiquetar a las personas con ideas como “los gorditos son más chistosos” o “los negros son pobres”, porque eso no es cierto y hace daño. Hay que evitar los tópicos y las ideas preconcebidas sobre cualquier colectivo. Cada persona es única. 

Aprendiendo a compartir. Un niño que es capaz de dejar sus juguetes, jugar con todos los niños del parque o de clase y no marginar a ninguno, sabrá ser tolerante con los demás.

 

Tolerancia y respeto son dos conceptos o valores que se encuentran muy relacionados entre sí, que con el paso del tiempo adquirieron mayor importancia social y que es completamente recomendable inculcarlos en los pequeños, desde temprana edad.

La realización de juegos y dinámicas de grupo es una excelente alternativa, ya que se trata de una forma entretenida de aprender a respetar a los demás, al entorno y también a uno mismo.

Uno de los juegos que os proponemos desde DECH consiste en formar un círculo y escribir en un papel las principales cualidades y características del compañero que está a la izquierda o derecha. Luego, todos los papeles se guardan en una bolsa y cada uno lee un papel al azar, tratando de adivinar a qué niño hace referencia. La idea es que al dar a conocer las virtudes y cualidades de los otros compañeros empezarán a respetarse a sí mismos.

A través de la lectura también podemos fomentar estos valores con una de nuestras colecciones infantiles preferidas El mundo de Martina y el juego de ¡ponte en mi lugar!

En este capítulo aparece un claro ejemplo de tolerancia. Al leerlo los más pequeños observarán como Martina y su hermano Tomás descubren la importancia de respetar a los demás y tolerar las diferencias que puedan tener entre sí las personas.

Aprender divirtiéndose es uno de los básicos de DECH y esta colección infantil lo refleja a la perfección.

Comentarios

Created On lunes, junio 27, 2016 Posted By DECH Comment Link
Muchas gracias Elena
Created On viernes, junio 24, 2016 Posted By Elena Comment Link
Estupendo artículo. ¡Enhorabuena!
Showing 1 - 2 of 2 items

Escribir un comentario